Epic Fail

Me divierte mucho cuando la gente narra sus errores y fallas en Twitter y las clasifica como #fail o #epicfail. Noticias de dos gigantes de la tecnología, la innovación y el marketing han sonado en las últimas semanas. Por un lado, Google anuncia que eliminará Google Wave al final del año. Por el otro, Apple le regalará un estuche a todos los que compraron un iPhone 4 y que han sufrido los errores en el cálculo de señal en el dispositivo.

Resulta que estos productos pensados con mucho cuidado olvidaron un pequeño detallito, algo insignificante… los consumidores. Google Wave pretendía contestar la pregunta «¿Cómo sería el e-mail si se inventara en la actualidad?» Por la respuesta obtenida, parece que sería tan complicado que la gente preferiría vivir sin él; la mayoría de los usuarios nunca lo utilizaron. Y en otro lugar del Silicon Valley, Apple asegura que ha descubierto la antena más perfecta que pueda tener un celular, sin darse cuenta de que al tomar el iPhone 4 con la mano completa, la señal disminuía dramáticamente. ¡Cómo no se nos ocurrió que teníamos que hablar solamente usando dos dedos!

Y tal vez el colmo de los colmos resultó cuando Mac, la firma internacional de cosméticos lanzó su nueva línea de maquillaje que está inspirada ni más ni menos que en la frontera. Lo interesante fue que nunca les pasó por la cabeza que la población de México fuera taaan sensiiible como para ofenderse por la manera en que los nombres de los cosméticos (Sonámbula, Quinceañera, Pueblo Fantasma, etc.) y la campaña, con modelos maquilladas como muertas o golpeadas, recuerdan una de las peores tragedias de violencia e inseguridad en la historia de nuestro país.

Supongo que hasta los grandes se equivocan, por mucho que traten de explicarse, justificarse o minimizar sus errores diciendo: “Estamos orgullosos de la tecnología desarrollada”, “Todo está bien, solamente fue un error de programación en la fórmula que calcula la señal” o “Entendemos que los nombres de los productos de esta colección han ofendido a algunos de nuestros consumidores”. Algunas veces nos tropezamos, ¿qué le vamos a hacer?