¿Por qué “amar hasta que duela”?

Tengo insomnio, quizá es por la película tan mala que acabo de ver, pero de ella hablaré otro día. Hoy mi jornada ha girado principalmente en torno a la Madre Teresa, por lo menos eso he intentado. No me canso de decir que es una de las personas que más admiro. Para mí, es un ejemplo de lucha, de liderazgo, de humildad, de fe y sobre todo de amor.

¿A quién en su sano juicio se le ocurriría decir que hay que amar hasta que duela? Si precisamente es al dolor al que le huimos siempre. Es el dolor nuestro peor enemigo, es el dolor lo que queda cuando el amor se acaba. En mi mente tal vez entiendo ese concepto de amar hasta que duela, pero en mi corazón no es posible asimilarlo.

Yo entiendo que el dolor es producto de una decepción, es resultado de nuestro propio egoísmo o de nuestros vicios. Ese dolor a veces es físico, cuando sacude el estómago, o tensa los músculos. A veces es moral, cuando chilla el alma, cuando grita el espíritu por un mal que nos hacen. ¿Pero dolor a causa del amor? No es lógico, no es comprensible.

Y es que hay veces que amas y por una u otra razón, empieza a doler. La consecuencia lógica no es seguir amando, al contrario. En el momento en que el amor duele, dejas de amar porque te cuestionas ese amor, dudas de que sea real. Y así, tantas historias de amor y de enamoramiento se quiebran apenas comenzando, o cuando cambian de una etapa a otra.

¡Cómo duele a veces el amor! Duele en el cuerpo, duele en la mente, duele en todos lados. Sigo sin entender cómo es que la Madre Teresa recomendaba amar más en el momento en que el amor doliera. Su frase era: “Amar hasta que duela y cuando duela, seguir amando. Así puede desaparecer el dolor y al final sólo quedar el amor”.

Puede parecer perfectamente lógico en la cabeza, en frío. Lo cierto es que cuando esta situación pasa al corazón, no sólo está caliente, quema. Arde tanto que no eres capaz de seguir. Por eso son muy pocos los que lo logran. Son muy pocos los que saben amar. Espero algún día contarme como uno de ellos.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jaime dice:

    Estimado te enredas mucho.
    Es tan simple como que amar exige esfuerzo y sacrificio y eso duele.

  2. Marian dice:

    Quien ama perdona, y perdonar a quien nos hizo daño duele y mucho. Amense los unos a los otros, incluye tambien a auienes nos lastimaron y ahi es cuando amar duele.

  3. Joy dice:

    así es el amor, duele, arde, quema, y duele y duele, hasta que el dolor es más grande que el amor sentido y acaba irónicamente en más dolor…
    un amor nuevo que te comparto es el que he estado sintiendo por mis sobrinos, nunca he sido una sentimental pero he llorado cuando me sonrieron por primera vez, cuando vi sus primeros pasos inseguros y también los seguros, cuando corren, cuando me dieron el primer beso, sus primeras “palabras” y los amo como jamás he amado, me arde el pecho al sólo pensar en ellos y me falta el aire, y sé que el amor que siento será más fuerte que el dolor, hasta que quede unicamente amor, porque no hay amor más puro que el que se siente por un niño..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s