80 páginas y contando…

Todos tenemos muchas cosas que no nos gusta hacer. A algunas personas no les gustan las verduras. A otras no les gusta bailar. Otras cuantas no son aficinados al deporte. En fin, si yo tuviera que definir lo que menos me gusta en la vida, se pelearían el lugar mi odio por el fútbol y mi desesperación con la burocracia. Uno de los peores días de mi vida fue cuando tuve que lidiar con los trámites mexicanos para rescatar mi coche del corralón.

Me estoy acordando de todo esto hoy porque llevo una cantidad innumerable de horas trabajando en un informe anual de mi área de la empresa. Hasta el momento tengo 80 páginas y no he terminado todos los puntos a tratar. Es burocracia en acción. Es más, no estoy sufriendo a causa de la burocracia, estoy creándola. La Real Academia Española la define como: «Administración ineficiente a causa del papeleo, la rigidez y las formalidades superfluas». De eso se trata este informe.

No estoy diciendo que no sea necesario o que no sea una buena idea. Lo único que me frustra es la cantidad inmoderada de trabajo que estoy dejando de hacer para realizar este reporte. Para colmo de males, la semana que pensaba dedicar a este asunto la tuve que pasar en cama por culpa de la influenza que un querido compañero de trabajo tuvo a bien contagiarme. Es una formalidad y desgraciadamente en esta vida, todos tenemos que tener un grado de la misma para convivir “sanamente” en sociedad.

Así que mañana espero terminar mi querido informe y entregarlo. La parte buena es que es una especie de corona para todos los que hemos trabajado en tantos proyectos durante el año. Por lo menos eso tiene de bueno. Y después a tratar de hacer el trabajo que está en pausa. Ylavidasigue.com (Por cierto, ya compré el dominio para el blog).