Siempre hay una razón para vivir

No sé por qué, pero tuve la oportunidad de encontrarme este video en internet cuando solamente tenía unos cientos de vistas. En pocos días ya tiene más de 85,000 y se seguirá expandiendo. No es por la campaña de marketing viral o la gran estrategia de promoción que tiene. Es por el video en sí mismo. Lo compartí con varias personas y me sorprendió la cantidad que ha llorado al ver este video.

Hoy más que nunca, necesitamos que nos recuerden que todos tenemos razones para vivir. Es cuestión de esencia. Si existimos tenemos una razón de ser. Lamentablemente hemos perdido esa visión. Por un lado nos sentimos indispensables en el trabajo, en un grupo social o en nuestra familia. Pero eso solamente es originado por el egoísmo y ese egoísmo sólo deja infelicidad al final. Infelicidad que se refleja en que alguna vez (y más que alguna) todos pasamos por una crisis en que nos sentimos abandonados, solos, desafortunados.

La fórmula es simple: hoy estás aquí, ésta es tu vida y lo mejor es que al compartirla con más personas no se divide, se multiplica. Se suma a otras vidas y hace de éstas una era. Hagamos que nuestra era sea inolvidable en donde quiera que estemos: nuestro trabajo, la escuela, o nuestra familia.

Cuando hacemos esto, nos damos cuenta de que siempre hay por quién vivir. Así lo dice Gabriel García Márquez en El coronel no tienen quién le escriba «Así es – suspiró el coronel– La vida es la cosa mejor que se ha inventado». Siempre hay razones para vivir y la gente así lo cree y así lo piensa. Todas estas razones las ha publicado la gente en la página de internet de la campaña por la vida de la Conferencia Episcopal Española, autora del video. Vale la pena leer algunas.

www.siemprehayunarazonparavivir.com