¿Qué tan rápido se te va el tiempo?

Cuando te das cuenta, el tiempo ya se fue y no vuelve. La infancia se esfuma, la juventud pasa rápido y la madurez no es para siempre. Vive, respira, disfruta, trabaja pero sobre todo ama. El amor es lo que hace la diferencia entre la rutina diaria y las experiencias únicas e irrepetibles. No siempre será fácil, pero al final lo mejor de la vida se construye con esfuerzo y un poco de dolor.