De vuelta al blog

Ya sé, me averguenzo de mí mismo. Ni siquiera pude mantener mi propósito de postear seguido en mi blog. Lo que pasa es que las últimas semanas han sido intensas.

Para empezar me cambié de trabajo (lo que me recuerda que tengo que actualizar la página “Sobre mí”), y eso me absorbió muchísimo tiempo. Primero, porque tuve que dejar mi trabajo anterior, lo que lleva un buen rato de organización y en mi caso redactar todo un informe de labores para mi sucesor. Me preguntaron si eso era responsabilidad del área de métodos y procesos. En efecto, sólo que esa área aún es “inexistente” o “inmadura” digamos.

Además de eso, en el nuevo trabajo me aventaron al agua sin saber nadar. Resulta que en mi primer día tuve que vender en caliente unos productos que ni siquiera conozco. Pero ni modo, así se aprende.

Parece que las aguas ya se están estabilizando y que podré escribir nuevamente. Me gusta escribir, creo que me ayuda a mantenerme vivo y cuerdo (O un poco menos loco).

Ya tengo muchos temas para escribir, así que manos a la obra.