El mundo necesita héroes

Hace unas semanas fui a ver Capitán América. La verdad no es el tipo de películas que me gustan, por eso no voy a escribir una reseña. Los aficionados a los superhéroes, seguro la disfrutan mucho, si son uno de ellos, vayan a verla.

Lo que me hizo reflexionar no es la historia de la película, sino su contexto. Como todo gran superhéroe, empezó con un cómic. Ese cómic apareció en el momento de la segunda guerra mundial para inspirar valor al pueblo norteamericano. Digamos que era para inflar a los gringos un poquito.

Se trata de un superhéroe diferente a los demás, ya que en lugar de vivir al margen de la ley, lo hace dentro de las reglas de la sociedad: es un soldado que se enlista en la marina (¿Creen que tenga algún mensaje oculto?).

Hoy en el 2011 aparece de nuevo Capitán América. Me pregunto cuál será la razón. Tal vez los problemas económicos que estamos atravesando (y que parece que van a empeorar en los próximos meses), tal vez el miedo al fantasma del terrorismo que acecha en todas partes (ya no solo en Estados Unidos), o tal vez el desencanto de la sociedad en general con su vida.

Lo cierto es que el mundo necesita héroes. Y creo que esos héroes no van a venir cargados de superpoderes. Más bien nuestros héroes deben de tener el poder de lo pequeño en su mano. Pequeñas acciones que cambien el mundo. Sacrificios en beneficio de los demás. Entrega total a ideales grandes y nobles. Esos son los héroes verdaderos, los que transforman su entorno, los que propician que la gente cambie y sea mejor.

Por fortuna de esos héroes hay muchos. Pero si queremos que su trabajo tenga impacto, nosotros tendremos que unírnosles. Si tú eres uno de esos héroes verdaderos… ¡Gracias! No te desanimes, porque el mundo y la gente que te rodea sería peor sin ti. Adelante, suma fuerzas y no te detengas que la vida sigue.