ToDos

pendientesNo me refiero a todos, sino a To-Dos. Tareas que tenemos que hacer diariamente. Seguramente has pasado por uno de esos momentos en que no sabes ni siquiera por dónde empezar a hacer todo lo que tienes que hacer.

Hace unos 4 año leí un libro que me cambió la vida. Y no, no soy de esos que cada 6 meses traen de moda un libro de autoayuda. Se llama Getting Things Done, de David Allen.

Más bien es un método. Tiene muchos consejos que te pueden servir para organizarte bien. De ahí puedes tomar los que te vengan mejor.

Una de las técnicas que más me han servido son las que hablan de las listas de pendientes, se reducen en estos tips sencillos que puedes aplicar:

El estrés se produce por tener todo en la cabeza al mismo tiempo

Allen dice que el estrés que vivimos es por no tener un método confiable para organizarnos. Al no tener nada en lo que podamos confiar, lo único que nos queda es preocuparnos y tener un dolor de espalda que nadie nos quita. Así que para desaparecer el estrés, es importante que podamos vaciar nuestro cerebro con un método confiable.

Divide tus listas de pendientes en varias

A veces tenemos que comprar jamón y queso, elaborar la planeación estratégica de todo el año en el trabajo, lavar la ropa, comprar un regalo para nuestro mejor amigo y llegar a tiempo al concierto que esperamos desde hace dos meses. No necesariamente debes de tener todo almacenado en el mismo lugar.

Lo mejor es que para tu casa puedas tener una lista, otra para tu trabajo y otra para cosas personales. No mezcles, dale a cada cosa su espacio y su lugar.

Clasifica los pendientes

Se trata de hacer tres tipos de listas con los pendientes. La clasificación que más me ha servid0 es esta:

  • Proyectos: Son las cosas que implican muchas acciones y que tienen un objetivo a lograr. Apunta todos los nombres de tus proyectos en una lista para que los puedas revisar continuamente y recordar cuáles son los siguientes pasos en cada uno. De ahí se desprenderánn las siguientes acciones.
  • Siguientes acciones: Es la lista de cosas que tienes que hacer de inmediato. Esto es importante: Simplifica todas estas tareas al máximo. Es decir, no escribas “Comprar papelería para la oficina”, sino cada uno de sus componentes. En este caso, serían: 1) Hacer lista de los consumibles que me faltan, 2) Llenar la orden de compra 3) Conseguir aprobación de compra De este modo, no te complicas mentalmente para hacer las cosas.
  • Esperando a: Esta es una lista en la que apuntas cosas que no dependen de ti, sino que estás esperando que alguien más las haga. Por ejemplo: Entrega de papelería por el departamento de compras. De esta forma, cuando revises esta lista puedes darle seguimiento a los cabos sueltos y que no se te olvide nada de lo que tienes que hacer.
Espero que estos tips les funcionen para llevar mejor eso del multitasking. Finalmente es parte de la vida…
Estos tips fueron parafraseados del libro Getting Things Done de David Allen. Para más información, puedes visitar el sitio del autor davidco.com o comprar el libro haciendo click aquí.