Tres metas a la semana

Dicen que cuando llegó el nuevo director general a la empresa donde trabajo, regañó a todo mundo por tener un concepto distinto del tiempo. La frase que él repetía era: «¡Mi mundo es semanal! ¡El mundo de la gente es semanal!». Desde que llegó, la empresa trabaja en una base semanal, no mensual. Los cortes de caja, los proyectos, salarios y calendarios se hacen por semana, no por mes. Un día, en una plática que estaba dando, dijo: “Si algo no lo has hecho en dos semanas, no lo vas a hacer nunca”. Me gustó mucho la visión, porque además de todo, es cierta.

Para aplicarla un poco más concretamente, esta semana decidí ponerme tres metas, tres proyectos para realizar en estos días y hacer que las cosas pasen.

Las primeras dos implican sentarse en una computadora a trabajar. Son dos proyectos que tengo actualmente y que simplemente, por desidia, flojera o mal uso del tiempo he dejado pasar. Estoy decidido a que no pase esta semana sin que se concreten y pueda dar el siguiente paso.

La tercera tiene que ver con las metas que me puse en el año, mi Bucket List para el 2012, que si bien avanza cada vez más, no va lo suficientemente rápido y hay que tomar cartas en el asunto. No quiero llegar a diciembre y lamentarme por lo que pude haber hecho en este año. Así que creo que me pondré un tatuaje el sábado. (Cabe destacar que jamás me imaginé decir eso).

Así que estas tres metas están muy claras para cumplirlas, el domingo en la noche veremos si se hicieron realidad. Vamos aprovechando la vida, de eso se trata el asunto.