Solo por hoy

Dicen que este slogan es de los alcohólicos. Así trabaja el método de AA para vencer las adicciones: solo por hoy no voy a tomar, solo por hoy no voy a usar drogas, solo por hoy… En fin, me gusta mucho esta forma de ver la vida. Desde hace algunos años, me gusta leer en la mañana un decálogo de Juan XXIII. A él le decían “el Papa bueno” por su manera de ser y de tratar a la gente, de hecho está en proceso de canonización. ¿Qué pasaría si viviéramos solo para el hoy? Lo podemos ver desde dos perspectivas:

  • Nos podemos volver locos pensando que solo tenemos el día de hoy para disfrutar. Si en nuestro concepto de disfrutar ponemos el hecho de vivir del placer y de la euforia, podemos perder el sentido. La cabeza nos puede dar miles de vueltas pensando en todas las opciones que tenemos para experimentar, para sentir. Vivir para el hoy como si no hubiera un mañana. Me gusta mucho una frase que le escuché a Nick Vujicic en su conferencia:

«Si solo vas a vivir esta vida, si solo vas a vivir 90 años, entonces junta todo el dinero que quieras, si solo son 90 años entonces acuéstate con todas las mujeres, haz drogas, vamos… Si solo son 90 años, vive borracho. Como si nada importara después, como si nadie te fuera a castigar».

̶ Nick Vujicic

  • Podemos ponerle más sentido y esfuerzo a nuestra vida para trascender. Si solo tenemos el hoy para dejar huella en los demás y en el mundo, nos vamos a esforzar por vivirlo del modo más perfecto posible. La cabeza nos dará vueltas para hacer algo por los demás, por amar todo lo que se pueda. En esto, queda claro algo que dijo Steve Jobs en su famoso discurso de Stanford:

«Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón»

̶ Steve Jobs

Algún día será nuestro último y más vale apurarnos a cambiar, a ser mejores. No es fácil, a veces no tenemos el control de todos nuestros comportamientos. En eso consiste la lucha contra nosotros mismos para poder salir y encontrar a los demás. Esto duele, porque es más normal que estemos acostumbrados a hacer algo por nosotros mismos que por los demás. No queremos olvidarnos de nosotros, no queremos amar naturalmente… queremos que nos amen. Pero todo lo que vale cuesta. Juan XXIII traduce esta lucha de un modo muy sencillo, que si lo siguieramos cada día con el slogan “Solo por hoy”, podríamos vivir para los demás. El problema es que no se nos olvide.

SOLO POR HOY: Trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.
SOLO POR HOY : Me adaptaré a las circunstancias sin pretender que las circunstancias se adapten a mis deseos.
SOLO POR HOY: Tendré cuidado de mi aspecto; cortés en mis maneras; no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie sino a mí mismo
SOLO POR HOY : Seré feliz sabiendo que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.
SOLO POR HOY : Haré por lo menos una cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.
SOLO POR HOY : Dedicaré 10 minutos a la lectura, recordando que, como el alimento es necesario para el cuerpo, así la lectura es necesaria para el alma.
SOLO POR HOY : Haré una buena acción y no lo diré a nadie.
SOLO POR HOY : Me haré un programa detallado.Quizá no lo cumpliré del todo, pero lo redactaré y me guardaré de 2calamidades : LA PRISA y la INDECISIÓN
SOLO POR HOY : Creeré (aunque las circunstancias demuestren lo contrario), que LA PROVIDENCIA DE DIOS SE OCUPA DE MÍ como si nadie más existiera en el mundo.
SOLO POR HOY : No tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad. Puedo HACER EL BIEN durante doce horas, ( lo que me descorazonaría) sería si pensase tener que hacerlo durante toda mi vida.

̶ Juan XXIII