Fuera cansancio

frases-006

Alguna vez, platicando con un amigo sobre el hecho de ser buena persona, me dijo lo siguiente: “amar cansa”. Es cierto, amar cansa, porque implica un esfuerzo extra de nuestra parte. No es natural ir por la vida pensando en los demás. Lo fácil, el camino más corto es solamente pensar en nosotros sin voltear a ver a nadie, ayudar a nadie o siquiera notar a nadie.

Todos hemos vivido épocas así. Pero llega un punto en el que te das cuenta de que no puedes seguir solamente viendo por ti mismo. Y es cuando tienes que aprender a amar. Ahí es cuando amar se vuelve cansado. Tienes que acostumbrar a tu mente, tu corazón y tu alma a que salgan de sí mismos y miren a los demás, que los reconozcan y que estén atentos a sus necesidades. Y al voltear a ver a los demás, ya no puedes voltear a verte a ti mismo y eso gira el foco un poco. Digamos que marea. La lucha más fuerte de nuestra vida, es la que hacemos cuando estamos aprendiendo a amar.

Pero una vez amando, la felicidad se triplica. Cuando te interesa más otra persona que tú mismo, se produce un efecto inversamente proporcional. Cuando das amor, recibes en esa proporción la felicidad que necesitas. Y ahí es cuando amar deja de ser cansado, porque te das cuenta de que es lo que realmente vale la pena.

Creo que a esto es a lo que se refiere San Juan de la Cruz. Al verdadero amor. El que ama, no se cansa de amar, porque es feliz y hace felices a los demás. no cansa a los demás, porque no busca poseerlos o dominarlos, sino que los ama en su libertad, los ama como son. Pero el que ama no descansa tampoco, porque hay tanto por amar, que no puedes parar.

La Madre Teresa descubrió esto, y por eso decía que no podía dejar de trabajar, porque veía la necesidad de amor que era palpable en todas las personas que atendía. Tengo grabada en la mente una escena de una película de San Francisco de Asis. Un momento en que se detiene a mirar y exclama: “amo todo lo que veo”. Ese es el amor perfecto. El que ve todo con ojos de bondad y que ve todo digno de ser amado.

Ya me cansé. De escribir y de pensar esto, porque claramente no he llegado a ese estado de amor. Espero alcanzarlo algún día. Mientras tanto, aquí sigo de aprendiz. Gracias San Juan.

¿Tú qué piensas? ylavidasigue-iconofin