Una debilidad que no es tal

Cuando tu debilidad es el amor, eres la persona más fuerte del mundo.

Coincidentemente en estos dos lunes previos al día de San Valentín, las frases que seleccioné son sobre el amor. No es que yo sea fan de esta celebración, lo juro. Solamente coincidió. Pero ya que estamos en estas, me gustaría escribir un par de cosas sobre el amor. No siguen la escuela de ningún autor (tampoco le he puesto copyright a este escrito). Simplemente es el amor según yo mismo.

El amor no es un sentimiento. El amor no es una acción. El amor es un estilo de vida. El amor es la fuerza que mueve al mundo y al universo entero. El amor hace que los relojes avancen. El amor es lo que hace que te levantes en la mañana, más que los rayos de sol en la cara. El amor no es un placer. El amor es un sacrificio gustoso. El amor es la generosidad total. El amor no es un contrato. El amor es un mutuo acuerdo. El amor puede ser también una donación plena. El amor no es una balsa. El amor es caminar sobre el agua.

El amor no es una debilidad. No obstante, es la capacidad de tomar a otra persona en su estado más vulnerable y no hacerle daño, sino protegerla. Es poder jugar con ese cristal delgado que hay en el alma de todo ser humano. Al mismo tiempo, el amor es la capacidad de hacerte débil por alguien más, soltar esas seguridades, tirar las paredes, abrir las manos desnudas, dejar atrás la armadura y el escudo que te protegen. Es confiar en el otro sin resguardos y aceptar la confianza del otro con sumo cuidado.

El amor es una fortaleza. Tal fortaleza es la que nos sostiene como humanidad. El amor es la única responsabilidad con la que nacimos y el único examen final que vamos a enfrentar.

Eso es el amor, y como dice la frase de Wold: si el amor es tu mayor debilidad, eres la persona más fuerte del mundo. ylavidasigue-iconofin

O ¿Qué es el amor para ti? Comenta y comparte.