Lo único que necesitamos

frases-012

Se podría decir que el gran ausente de nuestro siglo es Dios. No porque Dios se comporte diferente en la era moderna, todo lo contrario. Dios es el mismo de siempre. Pero nosotros ya no somos iguales. Ya no nos creemos historias fantásticas, ni que estemos hechos de barro y aire. No nos creemos ese cuento de la costilla ni que el mundo se haya creado en 7 días. Así que para dejarlo por la paz, mejor nos damos la vuelta y seguimos caminando como si nada pasara.

Personalmente, he visto que más y más vidas se van alejando de Dios poco a poco. No intencionalmente, pero van abriendo las puertas a la duda. Al mismo tiempo, la costumbre nos deja vivir bien sin necesidad de “atarse” a la idea de un Dios. Pareciera que Dios no nos da ninguna “ventaja competitiva”. Es triste, no porque disminuya el número de creyentes, sino porque una persona que se cierra a Dios se cierra a ver en el mundo una maravilla.

Y es que Dios no es una historia, una idea o un conjunto de reglas morales, es una persona que vive por nosotros, con nosotros y en nosotros. Nadie se da cuenta de que lo único que necesita es a Dios hasta que es lo único que tiene. Así de poderosa es esta idea. Cuando tenemos amigos, conocidos, fama, premios, familia, dinero, cosas, orgullo o cierta belleza, no notamos ese vacío que nos permite ver la luz que nunca se apaga. Es difícil, muy difícil creer. Sobretodo rodeados de tantas cosas, de tanto ruido.

Pero una persona que de verdad cree en un Dios de verdad (valga a redundancia de palabras) es muy distinta a cualquier otra. Porque tiene la capacidad de creer en la bondad y en el bien. Para ella lo imposible existe y es alcanzable. Ella cree que cada persona vale por lo que es. Una persona que cree en Dios obliga a los demás a cambiar sin la necesidad de obligar. Cuando crees en Dios, tus ojos brillan y su amor es lo único que necesitas para caminar. Espero algún día ser una de esas personas. ylavidasigue-iconofin

Deja tus comentarios sobre esta entrada de lunes aquí abajo.