El sufrimiento que no tiene explicación

frases-014

El Papa Francisco no deja de sorprenderme. Todos los detalles que tiene y su forma de guiar la Iglesia son algo que nunca habíamos visto. En su primera encíclica el año pasado habla de la fe con un sentido mucho más profundo de lo que podríamos imaginar. Claro, en muchas partes se nota aún la mano de Benedicto XVI, quien empezó a redactarla cuando aún era Papa.

Pero este pensamiento me llamó muchísimo la atención. A veces, pensamos en la Fe como algo mágico, como algo que tiene que arreglar todo de la noche a la mañana y nada es más alejado de la realidad. Cuando nuestra vida se complica la única idea que nos viene a la mente es una pregunta: ¿Por qué? Y este cuestionamiento no tiene respuesta ni para los musulmanes, ni para los cristianos, ni para los ateos, ni para los científicos, ni para los budistas. Nunca encontraremos un ¿por qué? a nuestra vida. Pero aquí es donde la fe nos cambia la visión.

Simplemente es una historia de bien que se une a nuestra historia personal. ¿Cómo es esto? La fe es una guía en el camino, que se pone sobre nuestra propia historia. No todos los que creen, deben comportarse igual o pensar lo mismo. Sin embargo, hay ciertos pasos que se deben recorrer. Cuando vamos siguiendo esta historia de bien, estamos escribiendo una historia de bien en nuestra propia vida y es así como la fe nos da una guía en el camino.

Podemos atravesar el sufrimiento como víctimas, podemos sufrir sin sentido, culpando a todo lo que está a nuestro alrededor. O podemos sacar un bien de ese sufrimiento. La decisión está en nosotros. Y esto, como dice el Papa, basta para caminar.