Lo que la ONU realmente quiso decir sobre el Teletón

10373735_818942558117436_4313679604549676917_n

En estos días está circulando una noticia en las redes sociales sobre el informe que la ONU emitió al Estado mexicano sobre los derechos de las personas con discapacidad. En este informe, que cualquier persona puede consultar, dice cosas muy importantes en las que México está muy atrasado en materia de discapacidad. Voy a enlistar solo algunas:

  • Que las edificaciones, las vías de comunicación y los medios de transporte no cuentan con las condiciones necesarias de accesibilidad para que las personas con discapacidad puedan valerse por sí mismos en situaciones urbanas o rurales.
  • Que muchas personas con discapacidad no tienen derecho a ser autónomas en las decisiones sobre su propia vida. En cierto sentido, nuestra ley los considera casi como si fueran menores de edad y otra persona tiene que tomar todas las decisiones por ellas.
  • Que no hay suficientes mecanismos para que las personas con discapacidad puedan denunciar abusos y discriminación en su contra.
  • Que el Estado no hace campañas en contra de la discriminación y que no destina suficientes recursos a la rehabilitación de estas personas.

Puedes ver el documento completo aquí

Todas estas responsabilidades las asumió el gobierno de México internacionalmente ante la ONU hace ya tiempo. Sin embargo, no todas se han implementado. Por eso, se conforma un comité que supervisa que estos compromisos se lleven a cabo. Este comité le presenta un informe a la ONU y la ONU a su vez, envía recomendaciones al gobierno de México para que cumpla con las responsabilidades que adquirió.

Dos párrafos (solo dos párrafos) de este documento de 12 páginas hablan del Teletón. Los copio textuales:

Al Comité le preocupa que buena parte de los recursos para la rehabilitación de las personas con discapacidad del Estado Parte sean objeto de administración en un ente privado como Teletón. Además, observa que dicha campaña promueve estereotipos de las personas con discapacidad como sujetos de caridad.

El Comité insta al Estado Parte a establecer una distinción clara entre el carácter privado de las campañas Teletón y las obligaciones que el Estado debe acometer para la rehabilitación de las personas con discapacidad. Asimismo, le recomienda desarrollar programas de toma de conciencia sobre las personas con discapacidad como titulares de derechos.

Al leer estas líneas, creo que cualquier persona puede entender que la llamada de atención no es para Teletón, sino para el Estado. El gobierno es el responsable de asegurar que en nuestro país, las personas con discapacidad puedan rehabilitarse y desarrollarse plenamente, que puedan valerse por sí mismas y que no sean discriminadas.

La sociedad –a través del Teletón– ha ayudado durante 17 años a los niños con discapacidad a rehabilitarse construyendo los mejores centros de rehabilitación del mundo. Esto ha tenido un impacto positivo en los niños, sin embargo, ha provocado, que el Estado se desentienda de su responsabilidad considerando que “el Teletón ya hace mucho”. Y esto es lo grave y lo que la ONU le exige al Estado.

Sí, el Teletón promueve en cierto sentido la caridad (que es un sinónimo de amor) y la asistencia social a estos niños. Es su objeto social: promover la unidad nacional en torno a la ayuda a niños con discapacidad que por otro medio no podrían tener acceso a rehabilitación de primer nivel. Pero para que nuestra sociedad sea incluyente con todas estas personas, se deben tomar muchísimas acciones más (sin dejar de hacer lo que ya se hace).

Sí, el Teletón hace campañas publicitarias para lograr su objetivo de recaudación. Claro, en campañas anteriores, se manejó de modo muy melodramático el tema de la discapacidad, sin duda esto tiene que cambiar. Pero si solamente fuera una campaña más, en lugar de ser la única que vemos en los medios de comunicación, tendríamos otro sabor de boca. Deberían existir muchas más campañas en contra de la discriminación y a favor de la inclusión de las personas con discapacidad. Estas campañas deberían estar respaldadas por el Estado y hoy en día no se hacen, o se realizan en muy pequeña escala.

También se le recomienda al gobierno que en lugar de destinar mucho de su presupuesto para este tema como donativo al Teletón, se distribuya en acciones que realice él mismo, para que no rehuya de su responsabilidad. Es decir, que haya fondos públicos para acciones que debe ejecutar directamente el Estado que contemplen una visión social integral de la discapacidad, lo cual es correcto.

Como sociedad, debemos promover en nuestras casas y familias una visión de inclusión y de no discriminación hacia las personas con discapacidad. Nunca considerarlas menos. Y a nivel social, debemos hacer un gran esfuerzo para poner los medios físicos, legales y culturales para que México sea un país donde todos, independientemente de las condiciones físicas, económicas o sociales podamos desarrollarnos. Todo comienza con la educación.

Mi opinión

Me ha llamado la atención ver el encabezado de la nota que dice “Comité de la ONU recomienda al gobierno mexicano no donar al Teletón”, cuando ese no es el problema más importante que menciona dicho documento, pero (tristemente) sí es el enunciado que más miradas atrae. Lamentablemente, este enunciado puede confundir a la gente, ya que muchas personas toman ese tema como excusa para argumentar sus pobres razones para no donar a una organización como el Teletón.

No trabajo en el Teletón, ni tengo relación alguna con él. Sin embargo, como mexicano me llena de orgullo que juntos hayamos hecho una obra de tanta calidad como esta, que ha beneficiado a decenas de miles de personas. Al mismo tiempo, como presidente de una Fundación, considero al Teletón como un ejemplo a seguir. Teletón nos ha demostrado que el bien se puede hacer de modo profesional, organizado y con los mejores estándares de nivel mundial.

¿Por qué querer destruir una obra que hace el bien? Claro, tiene algunas debilidades, tiene puntos de mejora, pero en esencia, el Teletón ha logrado lo que pocas obras de este tipo han podido: unir a un país y ayudar a miles de personas. No nos comportemos como la parábola de los cangrejos mexicanos, que no dejaban a otros salir de la cubeta. ¡Sumemos en lugar de restar!

Los invito a que no se dejen llevar por la desinformación y a no dejar de donar al Teletón y a otras miles de organizaciones que ayudan a sacar lo mejor de México y del ser humano. Los invito también —como dice el documento de la ONU— a que no solo pensemos en la discapacidad en diciembre, sino todo el año y que no solo pensemos en el Teletón para este tema, sino en las leyes, en la cultura y en nuestras acciones de todos los días para que seamos cada día una mejor sociedad.