Una noche…

馃帶ESCUCHA AQU脥 EL ART脥CULO 猬嗭笍

Lentamente estacion贸 el coche.
Camin贸 un paso tras de otro lentamente,
con esa inseguridad que solamente tienen las personas en la noche.
Con cuidado y torpeza subi贸 las escaleras.
Ten铆a la llave en la mano, sin embargo,
no fue hasta el cuarto intento que logr贸 ingresarla en el cerrojo y abrir la puerta.
El portafolios se qued贸 tirado al lado de la entrada.
Avanz贸 algunos pasos hacia el cuarto.
Cerr贸 la puerta, como si no quisiera despertar a nadie, aunque no hab铆a otra alma all铆.
Recarg贸 la frente en la puerta, absorto.
Quer铆a entender, pero no pod铆a pensar.
Buscaba reflexionar, pero la energ铆a no era suficiente.
Solo bast贸 para ponerse de espaldas a la pared y dejarse caer.
Sentado en el piso, sin fuerza en el cuello, cerr贸 los ojos.
La mente vol贸.
Del vac铆o y del silencio, brinc贸 por varias escenas de su vida.
驴C贸mo hab铆a llegado ah铆?
驴C贸mo hab铆a salido todo tan mal?
驴Qu茅 error fue el que alter贸 la direcci贸n?
驴Hab铆a sido una equivocaci贸n o una obstinaci贸n?
驴D贸nde estaban todos los que se dec铆an cercanos?
La noche era fr铆a, pero no helada.
Se arrastr贸 hasta la cama.
Sin mover la cobijas y sin quitarse la ropa se postr贸 en ella boca abajo.
Volvi贸 a cerrar los ojos.
No se ve铆a la salida, todas las opciones hab铆an desparecido, una por una.
Tal vez era mejor terminar con todo.
Quiz谩 ya no hab铆a razones para seguir.
A lo mejor, vivir ya no val铆a la pena.
Apareci贸 el dolor.
Era dolor del alma que llegaba a sentirse en el cuerpo.
Pero ah铆 estaba, era real.
Una l谩grima rod贸 por su cara.
Al sentirla bajar caliente y enfriarse, el aire que lo acariciaba se volvi贸 evidente.
En ese instante record贸 que estaba vivo.
Una certeza lo abraz贸.
Esto pasar铆a y alg煤n d铆a, todo estar铆a bien.
A lo mejor no ma帽ana ni al d铆a siguiente.
Pero todo estar铆a bien.
Esta certeza lo hizo despertar. Era de ma帽ana.
Se acerc贸 a la ventana y dej贸 que el sol tocara su piel.
Esto abri贸 sus ojos, no los de la cabeza, sino los del esp铆ritu.
Las oportunidades segu铆an ah铆,
solamente que no eran visibles en medio de la oscuridad.
La energ铆a todav铆a no llegaba.
No hab铆a una sola alegr铆a a la vista.
Pero hab铆a esperanza.
Y 茅l solo ten铆a que dar el siguiente paso para continuar por su sendero.
Mientras la esperanza estuviera ah铆, val铆a la pena volver a empezar.
Cada d铆a, volver a empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesi贸n:

Logo de WordPress.com

Est谩s comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Google photo

Est谩s comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Est谩s comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Foto de Facebook

Est谩s comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesi贸n /  Cambiar )

Conectando a %s