Lo correcto vs. lo que nos hace sentir bien

Todo esto lo digo porque últimamente me he enfrentado con una decisión de este tipo. A veces hay decisiones y acciones que tomamos pensando que es lo mejor para nosotros, o que nos lo merecemos o que no le importa a nadie más. Pero cuando te toca ser un punto de referencia para otras personas debes decidir entre: Hacer lo que te haría sentirte mejor o tratar de buscar el bien de todos.

Una semana con el Apple Watch

Personalmente, le doy un 9 de calificación al Apple Watch, es un producto excelente para ser su primera generación. Sin embargo, todavía puede mejorar y mucho. Sin duda, veremos un gran cambio cuando llegue al actualización del sistema operativo en Octubre, pero sin duda mejorará mucho con la siguiente versión.

¡Intensamente genial!

De entrada, la idea puede verse un poco simple. pero ahí entra la gran capacidad de Pixar de contar historias para convertir una idea tan simple en un emocionante viaje por las emociones, los valores, la imaginación, los sueños, el subconsciente y la memoria. Es una obra maestra, fuera de este mundo e intensamente genial. No se la pueden perder en el cine. Vale la pena totalmente.

Errores de continuidad

Digamos que la sociedad actual nos empuja a contar nuestra vida de una forma continua. A todos nos gusta escuchar historias que tenga un sentido perfecto, que no estén dividas por nada (tal vez por eso, cada vez más gente prefiere ver los contenidos de la TV sin comerciales).

La película más exitosa de la historia

Más de 45 minutos de la película nos muestran cada una de las atracciones, pero vale la pena totalmente. La película que hizo que nos dieran miedo los dinosaurios regresa, más grande, más ruidosa y con más dientes.

Volver a escribir, pensar y vivir

Me he cuestionado qué es lo que debemos hacer, ¿malabarear la vida como viene? o ¿hacerla como nosotros queremos? Creo que nunca caerá la moneda en una sola cara, sino que girará constantemente hasta el final de los días. Cualquiera de las dos opciones queda incompleta, medio vacía o medio llena.

Hacerte al mundo

Así, poco a poco se fue haciendo al mundo. No el mundo a él, sino él al mundo. Ese fue el principio de su éxito. Ese fue el principio de su fin.

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo?

Hay personas que tienen una vida buena, normal. Les va bien en la escuela… normal. Cuando crecen, sus trabajos son buenos, normales. Tienen una familia bonita, normal. Hasta su perro es simpático, normal. Tienen dificultades normales y alegrías normales. Todo es normal.

Cuando veo a estas personas, me doy cuenta de que lo “normal” es enemigo de lo extraordinario. Y es ahí cuando me cae el veinte de esta frase de Van Gogh. Estas personas son normales porque no se atreven a saltar al vacío, porque no se atreven a hacer nada. Tienen sueños, igual que todos los demás, incluso más grandes, pero nunca se han puesto en acción para volverlos realidad.

Puedo aceptar el fracaso

A veces el fracaso puede doler y mucho. Sin embargo, el fracaso es parte de la vida. Tal vez si entendemos esta palabra en un contexto distinto, le podemos perder el miedo. Fracaso nos da miedo porque es una palabra que suena a final y definitiva. Creemos que el fracaso es una sentencia de vida. Pero en realidad, fracaso significa simplemente fallar en las coincidencias.

Miedo

Cuando entendemos que nuestra historia forma parte del libro de la vida y que este libro fue escrito por Dios, el miedo desaparece. Sabemos que formamos parte de un plan más grande, que no nacimos por error y que no somos insignificantes.

El miedo pasa cuando entendemos que nuestra historia y la historia del mundo fueron escritas por la misma mano