Fe en la humanidad, reestablecida

Últimamente me han sucedido varias cosas que me han motivado a creer nuevamente en la humanidad. A veces con tantos líos políticos, económicos, conflictos y hasta peleas de Carmen Aristegui y la Señorita Laura, se nos olvida lo verdaderamente importante: todos pertenecemos a la raza humana. Y no me refiero a la raza a la que le canta Gloria Trevi en sus conciertos, sino a la totalidad de la humanidad, para la cual no importan las diferencias de color, religión o país.
Estas experiencias, muy sencillas me han hecho pensar profundamente en la capacidad de bondad que tenemos. Todos podemos ayudar a la gente —conocida o desconocida— podemos hacer actos espontáneos de amor y amabilidad por alguien. En eso consiste la experiencia humana y por eso vale la pena la vida.

Anuncios

¿Pasión por México?

Hace un año, las poblaciones, los compañeros de trabajo y hasta las familias se dividían de acuerdo al partido de su preferencia. Hoy estamos a un año de esas declaraciones, de esos ataques, de esa lucha por el poder, y yo quisiera saber dónde están todos esos candidatos. Solo digo: si realmente ellos—o muchas personas que dicen lo mismo— estuvieran interesados en ayudar a México, en sacar adelante a nuestro país, no esperarían a ser presidentes para lograrlo, sino que día a día trabajarían por construir un mejor futuro desde su círculo de influencia y no existiría un interés tan desproporcionado por tener poder o controlar a una nación.

“Celebrando” a la muerte

Creo que no es tan malo tener presente a la muerte a lo largo de nuestra vida. Finalmente, la única verdad que podemos asegurar al 100% es que vamos a morir. Esta fiesta tan mexicana, nos recuerda esta realidad y acorta la distancia entre los muertos y los vivos. No quiere decir que me crea lo que dice la tradición. Más bien, me gusta pensar que no estamos tan lejos de los muertos ni de la muerte como pensamos.

Voto informado

Tengo muchas preguntas en la cabeza que me gustaría aclarar. ¿Por qué los candidatos quieren ser presidentes? ¿Cuáles son sus motivaciones profundas? ¿Por qué de tantas posibilidades que hay para cambiar el país, tuvieron que escoger la política como el camino, si saben que está en una profunda crisis (y desde hace mucho tiempo)?

Imagina despertar y recordar que eres mexicano

¡Qué gran ejemplo de unos jóvenes! No les interesó sobresalir individualmente, sino ganar en equipo. No quisieron ser un fenómeno de la mercadotecnia, y sin embargo lo consiguieron. No pidieron la atención de los medios o tiempo de exposición y aún así la tuvieron (y la tienen). Así se deben alcanzar las grandes cimas.