De algo estoy seguro…

En lo personal, después de un tiempo, he entendido que no vale la pena aferrarse a estructuras que habíamos construido en nuestro interior, pero tampoco se trata de demolerlas por completo o no tener estructura alguna. Se trata de remodelar, de edificar anexos, adaptar y entender por qué esas estructuras están ahí para poder aprovecharlas.

Errores de continuidad

Digamos que la sociedad actual nos empuja a contar nuestra vida de una forma continua. A todos nos gusta escuchar historias que tenga un sentido perfecto, que no estén dividas por nada (tal vez por eso, cada vez más gente prefiere ver los contenidos de la TV sin comerciales).

¿Por qué tener un plan de vida si puedes vivir al día?

El tener un plan de vida no tiene nada que ver con tener un horario o cegarse ante una meta, todo lo contrario. Un plan de vida se trata de construir el camino necesario para ser la persona que queremos llegar a ser y evitar que las circunstancias nos conviertan en alguien que nunca imaginamos. Esa persona que queremos ser puede serlo casada, soltera, en el trabajo, con los amigos, viviendo en casa, departamento, rico o pobre. Porque nuestra esencia y carácter deben ser auténticos y depender de nosotros, no de los demás.

De cerebro flojo

Nuestro cerebro siempre está tratando de ahorrar energía por si la necesita en alguna emergencia a lo largo del día. Digamos que ante una situación de emergencia, el cerebro debe utilizar toda su energía disponible para reaccionar, producir adrenalina y tomar buenas decisiones rápidas.Así que para sacar más provecho de nuestro cerebro y su poder, hay ciertos tips que nos pueden ayudar.

La empresa como persona

El hablar de una empresa en abstracto, es escudarse en algo que no tiene cualidades humanas para esconder a las personas que hay detrás. Es importante humanizar a las empresas, no dándoles personalidad o características humanas, sino dando la cara como personas detrás de las organizaciones. Eso es tener valor.

Dialogar contigo mismo

Parecería increíble que la persona con la que pasamos más tiempo a lo largo de nuestra vida es la que menos nos conoce: nosotros mismos. Suena lógicamente imposible que alguien pueda no conocerse pero es más común de lo que parece. ¿Cuántas veces has tenido reacciones que creíste imposibles de hacer?

La regla de oro

Dicen que la regla de oro de las relaciones con los demás, es “Trata a los demás como quieras que te traten”. Lo cierto es que hoy hay muchas personas que ni siquiera se tratan bien a sí mismas.

Tu sueño más grande

Me gusta pensar en lo que Walt Disney sentía en el momento de construit Disneyland. Todo mundo dice que no dejaba de pensar en su parque de diversiones ni un minuto. Era su más grande sueño de muchos que había tenido y, por un momento, pudo no haberlo conseguido. Muchas veces nosotros tenemos sueños, estamos ilusionados con una idea. Pero para que esos sueños e ideas se conviertan en realidad hay varios ingredientes que tienen que conjuntarse y que prácticamente tienen que ver solamente con nosotros.