Lo correcto vs. lo que nos hace sentir bien

images
Todo esto lo digo porque últimamente me he enfrentado con una decisión de este tipo. A veces hay decisiones y acciones que tomamos pensando que es lo mejor para nosotros, o que nos lo merecemos o que no le importa a nadie más. Pero cuando te toca ser un punto de referencia para otras personas debes decidir entre: Hacer lo que te haría sentirte mejor o tratar de buscar el bien de todos.

Anuncios

10 cosas que aprendí subiendo al Nevado de Toluca

Ya sé, aquello de los deportes y actividades extremas no es lo mío. Por lo menos no a simple vista. Aunque todas las cosas que he hecho en este rubro me han gustado mucho. En fin, resulta que en las últimas semanas, mi timeline se llenó de fotografías de personas que han ido al Estado de México a subir el Xinaténcatl, (o Nevado de Toluca pa’ los cuates). Esto reavivió en mí el deseo que tenía desde hace ya varios años de conocer ese lugar. La gota que derramó el vaso fue la decisión del presidente de reducir el área protegida de este lugar en un 96%. Tal vez si no la veía ahora, después sería demasiado tarde.

Captura de pantalla 2014-01-29 a la(s) 15.57.52

Mientras subía e intentaba respirar (sí, es difícil), iba reflexionando en algunos temas que tienen que ver con el Nevado, con la naturaleza, con México y conmigo. Aquí se las comparto junto con unas fotos que tomé.

¿Por qué, Miedo?

¿Por qué, Miedo?

¿Por qué eres un verdugo de lo que todavía no ha nacido?

¿Por qué asesinas los anhelos y los sueños sin darles, al menos, el placer del intento?

¿Por qué ahogas todo aquello que desea salir a flote solo por dejarte atrás?

El verdadero sentido de la ayuda

Este es el artículo que escribí para el boletín de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac. Con toda la evolución de la filantropía y el desarrollo social frente a nosotros, ¿dónde quedamos las personas? Finalmente, la ayuda nace de nuestra condición humana y de la condición humana de quien ayudamos.

El poder de una idea

Todos los sueños comienzan con una idea vaga pero lo suficientemente fuerte para visualizarla, emocionarte, llenarte de entusiasmo y ponerte en pie. Conforme caminas hacia ellos, la claridad disminuye, el camino se vuelve sinuoso y complicado. Sientes ganas de detenerte y volver a la etapa en que era simplemente una idea, cuando todo era fácil porque simplemente no existía. Lo que debes saber es que la existencia es difícil, la realidad duele porque cualquier esfuerzo cuesta trabajo. No te detengas. Continúa caminando y algún día, esa idea vaga que tanto te llenaba te parecerá poca cosa a comparación de la realidad que tengas en tus manos.

La pastillita del fin

La cosa iba más o menos así: «Es que… ¿cuál es la necesidad de pasar un momento de la vida de viejo con achaques y sufriendo? Uno debería ponerle un freno al dolor. Es más, debería de haber una pastillita para que cuando uno ya no sea útil, se pueda dormir, como los perritos. Ojalá que cuando a mí me llegue la hora, todo ya funcione así».

A veces no veo a la gente a los ojos

Admito una cosa, a veces no me gusta ver a la gente a los ojos. Sí, lo sé: lección 1 de Comunicación. No sé por qué me pasa. Supongo que hay veces no estoy dispuesto a tener comunicación y menos, una comunicación profunda con alguien. Parece ridículo que un comunicólogo, en ocasiones, no tome este paso primordial.