Cuando las cosas se complican

Hace poco platicaba con un amigo. Él decidió cambiar totalmente de estilo de vida para irse a seguir su sueño. Un sueño que había tenido desde hace ya muchísimo tiempo. Hace poco, me comentó que le estaba costando un poco esto de seguir su sueño. Me vino a la mente un pensamiento: ¿Qué pasaría si todos los que siguen sus sueños los abandonaran cuando las cosas se complican?

Hay de todo en la vida…

Hace poco tuve contacto con una fundación que ayuda a niños que han sufrido mucho en la vida. Conglomera voluntarios para entretenerlos de manera permanente e incluso ayuda a las familias y tratamientos. La verdad, es una gran labor la que hacen. Hace poco, me encontré con que los había expulsado de la casa donde trabajaban porque uno de los vecinos se quejó de que no cumplía con los requisitos de uso de suelo.

Enfoque en resultados

Lo que tenemos que cambiar es el enfoque, ya que eso es lo que muchas veces nos detiene o nos decepciona. Llegamos al final de un gran trabajo y pensamos “¿Esto es todo?” Y ahí vienen las decepciones y depresiones, porque la recompensa no es proporcional al sudor de nuestra frente. O al revés, trabajamos pensando en los resultados y cuando estos no llegan, nos deprimimos.

Una pausa

Tal vez, para consolarme un poco, me digo a mí mismo que no importa la pausa en las metas, siempre y cuando sea eso… una pausa. Por lo menos algo así decía Rudyard Kipling: «Date una tregua, pero no claudiques».

El mundo necesita héroes

Hoy en el 2011 aparece de nuevo Capitán América. Me pregunto cuál será la razón. Tal vez los problemas económicos que estamos atravesando (y que parece que van a empeorar en los próximos meses), tal vez el miedo al fantasma del terrorismo que acecha en todas partes (ya no solo en Estados Unidos), o tal vez el desencanto de la sociedad en general con su vida.

Hacer lo mejor que puedes

Mi corazón hoy me está hablando. Y me está reclamando, no está muy contento que digamos. Y no sé qué contestarle. Podría poner como pretexto la típica frase de “estoy haciendo lo mejor que puedo”. Pero a veces “lo mejor que puedes” no es suficiente.

Vivimos rodeados de sueños

Por lo pronto yo estoy en un problema, porque tengo una idea en la cabeza que está en su tiempo exacto y ahora no me la puedo quitar. No me queda más que hacerla realidad… y eso va a estar complicado, pero no hay de otra, es parte de la vida, y la vida sigue…