Ahogarse en un vaso de agua

A veces nos agotamos de no conseguir lo que queremos, nos preocupamos por cosas que ya están perdidas y nos ahogamos en el vaso de agua de nuestro propio tiempo.

Una brújula por favor…

Lo bueno es bueno. No va a cambiar por el reacomodo de una pieza intermedia, el blanco sigue inamovible. Tal vez entonces, no sea una pieza tan importante, la podemos cambiar sin afectar lo que es realmente valioso: nuestros principios.

¿Soñar no cuesta nada?

Los sueños son como una piedrita en el zapato que no te dejan tranquilo hasta que se vuelven realidad.