No soy médico

Lastima el querer desentenderse de un problema grave que tenemos en nuestro país, que es el hecho de que muchos niños con cáncer no tienen acceso a un tratamiento de calidad o incluso, acceso del todo a un tratamiento. Lastima el querer poner un interés político, fama o soberbia por encima de un grupo tres veces vulnerable (1. Niños. 2. Enfermos. 3. De escasos recursos). Lastima la falta de empatía, de interés y simplemente de humanidad al tomarse el tiempo para atacar a costa de este tema.

Dear…

Cada capítulo cuenta el trayecto personal de una celebridad entre las que están Oprah Winfrey, Lin-Manuel Miranda, Jane Goodall y Stevie Wonder. Conforme ellos mismos narran sus experiencias y aprendizajes, conocemos a personas que han sido fuertemente influenciadas por ellos, aún sin conocerlos en persona. Así, cada entrega se convierte en un diálogo y una reflexión de lecciones de vida que vale la pena aprender.

¿De qué se trata?

Hoy se trata de:

Tolerancia sin ética
Política sin causa
Libertad sin responsabilidad
Negocios sin compromiso
Jóvenes sin esperanza
Fe sin obras
Sociedad sin familias
Ciencia sin conciencia
Amor sin sacrificio

La pregunta es:
¿Verlo sin entenderlo?
¿Vivirlo sin disfrutarlo?
o ¿Cambiarlo sin aceptarlo?

¿Aprenderá la economía de la crisis del COVID-19?

A nadie nos gusta ver así la economía, sabemos lo grave que es que todo en el mundo se detenga. Pero en medio de todo esto, hay algo que poca gente se ha detenido a pensar: Tal vez esta nueva economía es algo bueno.

The Morning Show: el producto es mayor a la suma de sus factores.

Creo que The Morning Show es una serie que vale la pena ver, analizar y juzgar por ustedes mismos. Algunas críticas dicen que trata de ser muchas cosas al mismo tiempo. Para mí, ese es precisamente su valor y lo que le da tanta tela de dónde cortar.

Es una de esas series en que cada episodio es mejor que el anterior, por lo que recomiendo ampliamente seguirla viendo a pesar de que los primeros 2 o 3 capítulos no te convenzan del todo. Algo que sí ofrece The Morning Show es la capacidad de dejarte pensando y analizando tiempo después de haberla visto. Yo la ví hace más de 6 meses y la sigo teniendo en la cabeza.

No al statu quo

Jugar con las reglas establecidas significa conservar el statu quo. Hoy en día, este término se utiliza mucho en las lecturas de superación personal. Sin embargo, su significado real se refiere al estado actual de la sociedad, en la que se conserva una especie de “equilibrio” entre varias partes y en la que por lo general, hay muchos intereses escondidos de distintos actores. Este pseudoequilibrio no nos asegura que el funcionamiento sea el correcto, justo, equitativo o valioso. Simplemente “así es”.

La pandemia me puso a escribir, ¿y a ti?

En fin, todos hemos vivido esta contingencia y sabemos la sacudida que le ha dado a la economía, a la vida social, al trabajo y a nuestras almas. Nadie va a permanecer indiferente después de haber vivido esto. ¿Qué aprenderá nuestra generación de la vulnerabilidad que no enseñó esta crisis? Eso está por verse y espero que en …Y LA VIDA SIGUE podamos irlo descubriendo juntos en los próximos años.

Lo correcto vs. lo que nos hace sentir bien

Todo esto lo digo porque últimamente me he enfrentado con una decisión de este tipo. A veces hay decisiones y acciones que tomamos pensando que es lo mejor para nosotros, o que nos lo merecemos o que no le importa a nadie más. Pero cuando te toca ser un punto de referencia para otras personas debes decidir entre: Hacer lo que te haría sentirte mejor o tratar de buscar el bien de todos.

Una semana con el Apple Watch

Personalmente, le doy un 9 de calificación al Apple Watch, es un producto excelente para ser su primera generación. Sin embargo, todavía puede mejorar y mucho. Sin duda, veremos un gran cambio cuando llegue al actualización del sistema operativo en Octubre, pero sin duda mejorará mucho con la siguiente versión.

¡Intensamente genial!

De entrada, la idea puede verse un poco simple. pero ahí entra la gran capacidad de Pixar de contar historias para convertir una idea tan simple en un emocionante viaje por las emociones, los valores, la imaginación, los sueños, el subconsciente y la memoria. Es una obra maestra, fuera de este mundo e intensamente genial. No se la pueden perder en el cine. Vale la pena totalmente.

Errores de continuidad

Digamos que la sociedad actual nos empuja a contar nuestra vida de una forma continua. A todos nos gusta escuchar historias que tenga un sentido perfecto, que no estén dividas por nada (tal vez por eso, cada vez más gente prefiere ver los contenidos de la TV sin comerciales).

La película más exitosa de la historia

Más de 45 minutos de la película nos muestran cada una de las atracciones, pero vale la pena totalmente. La película que hizo que nos dieran miedo los dinosaurios regresa, más grande, más ruidosa y con más dientes.

Volver a escribir, pensar y vivir

Me he cuestionado qué es lo que debemos hacer, ¿malabarear la vida como viene? o ¿hacerla como nosotros queremos? Creo que nunca caerá la moneda en una sola cara, sino que girará constantemente hasta el final de los días. Cualquiera de las dos opciones queda incompleta, medio vacía o medio llena.

Hacerte al mundo

Así, poco a poco se fue haciendo al mundo. No el mundo a él, sino él al mundo. Ese fue el principio de su éxito. Ese fue el principio de su fin.

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo?

Hay personas que tienen una vida buena, normal. Les va bien en la escuela… normal. Cuando crecen, sus trabajos son buenos, normales. Tienen una familia bonita, normal. Hasta su perro es simpático, normal. Tienen dificultades normales y alegrías normales. Todo es normal.

Cuando veo a estas personas, me doy cuenta de que lo “normal” es enemigo de lo extraordinario. Y es ahí cuando me cae el veinte de esta frase de Van Gogh. Estas personas son normales porque no se atreven a saltar al vacío, porque no se atreven a hacer nada. Tienen sueños, igual que todos los demás, incluso más grandes, pero nunca se han puesto en acción para volverlos realidad.

Puedo aceptar el fracaso

A veces el fracaso puede doler y mucho. Sin embargo, el fracaso es parte de la vida. Tal vez si entendemos esta palabra en un contexto distinto, le podemos perder el miedo. Fracaso nos da miedo porque es una palabra que suena a final y definitiva. Creemos que el fracaso es una sentencia de vida. Pero en realidad, fracaso significa simplemente fallar en las coincidencias.