Bicentenario espectacular

A lo largo del 15 y del 16 de septiembre, los festejos no desmerecieron uno de otro. Resaltó la creatividad y la ejecución. Lució espectacular el Zócalo de la ciudad de México con el concierto de llamas, con las proyecciones en la catedral y los juegos pirotécnicos.

¿Tanto lío por una canción?

La canción no es mala, aunque tampoco puedo decir que es lo que todos esperábamos para una celebración como ésta. Sin duda, fue un intento por rescatar algo del folclore mexicano y mezclarlo con esperanzas para el futuro.