Un aplauso para el aborto

Parece que se nos olvida el horror que representa asesinar a un no-nacido. Un país en el que una madre mata a su propio hijo se expone a la violencia, el terrorismo, el dolor y la deshumanización.