¿Cómo va el 2012?

¿Cuántas personas habrán mantenido sus propósitos de año nuevo? ¿Cuántos ya se habrán resigando? ¿Cuántos estarán deprimidos por haber fallado en el cumplimiento? Es probable que gran parte de la gente. Yo por mi lado no hice propósitos, pero sí hice una especie de bucket list, sólo que en lugar de cumplirla antes de morir, la tengo que cumplir antes de que acabe el 2012 (o para los que creen lo de los Mayas, antes de que se acabe el mundo).

Una lista todos los días

Es algo que puede sonar estúpido, un consejo de autosuperación que es posible leer en cualquier revista. Pero me llamó la atención y decidí ponerlo en práctica.