Creer que todo puede cambiar

Hoy, detenidos en el momento, podemos vernos tentados a mirar el mundo y pensar que éste no puede cambiar. Que todo lo que hagamos no podrá incidir en la forma de vivir de otras personas. Que por mucho que nos esforcemos, las injusticias no van a desaparecer. Que a pesar de todo nuestro trabajo, las…

Nunca toques la campana…

Lo cierto es que, si quieres ser extraordinario, no puedes tocar la campana, tienes que seguir adelante. Y esto aplica para cualquier área de nuestra vida.

Eso es lo que diferencia a los triunfadores del resto de las personas: no rendirse. No estoy hablando de un proyecto que fracasa, me refiero a proyectos que están caminando y que su creador los abandona simplemente porque se complicaron más de lo esperado.

¿De qué se trata?

Hoy se trata de:

Tolerancia sin ética
Política sin causa
Libertad sin responsabilidad
Negocios sin compromiso
Jóvenes sin esperanza
Fe sin obras
Sociedad sin familias
Ciencia sin conciencia
Amor sin sacrificio

La pregunta es:
¿Verlo sin entenderlo?
¿Vivirlo sin disfrutarlo?
o ¿Cambiarlo sin aceptarlo?

Gente pequeña en lugares pequeños

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo

Tal vez suena un poco cursi. Tal vez me estoy haciendo muy meloso durante este año o quizá me pongo sentimental todos los lunes, no lo sé. Pero esta idea me llama la atención. Llevo 12 años seguidos yendo de misiones a pueblos muy remotos de México, perdidos en la sierra. Y hay algo que me llama la atención. La quietud de esos lugares, la lejanía del ruido y de la prisa de la vida diaria me hace pensar en algo más que en mí mismo.

Es ahí cuando volteo a ver la luna y pienso que esa misma luna la ven personas a lo largo de todo nuestro país. Personas, cada una en pueblos muy remotos, en ciudades inmensas, en situaciones muy distintas. Cada una está haciendo cosas diferentes y peleando una batalla muy dura. Pero al mismo tiempo, pienso en todas las personas buenas que están ahí.

Un emprendedor social

133494075

Una empresa social es una organización cuya principal finalidad es el impacto social más allá del lucro. Busca resolver los problemas sociales de un modo creativo e innovador, pero sobretodo sustentable.

Desde la creación del Grameen Bank a la fecha, miles de empresas sociales han emergido en todo el mundo, así como redes y organizaciones que las respaldan. Todas estas empresas son iniciadas y dirigidas por una clase especial de líderes: emprendedores sociales.