Todo es incierto en esta pandemia, ¿qué no lo era siempre?

Todo lo que presumimos que tenemos, se nos ha dado de alguna u otra manera. Todo lo que hacemos puede acabar en un instante. Las reacciones y comportamientos de las otras personas están fuera de nuestro control. Nuestra vida misma está fuera de nuestro control.

De algo estoy seguro…

En lo personal, después de un tiempo, he entendido que no vale la pena aferrarse a estructuras que habíamos construido en nuestro interior, pero tampoco se trata de demolerlas por completo o no tener estructura alguna. Se trata de remodelar, de edificar anexos, adaptar y entender por qué esas estructuras están ahí para poder aprovecharlas.