Mundo de contrastes

Hemos acostumbrado a nuestros ojos a no ver lo feo, sino simplemente lo bonito. Les aseguro que la gran mayoría de las personas que caminaban por la banqueta de la foto, no vieron a la señora tirada y sin embargo sí notaron la publicidad del anuncio.

Hasta cuándo…

En teoría es fácil entender el dolor, aunque cuando se hace realidad, es difícil encontrar la salida. No es lo mismo ver las cosas desde afuera. Es una vorágine de la cual no crees salir nunca.