Una noche en el museo…

Pues que la semana pasada se me ocurre ir al Museo del Niño. Llegar y ver la bandera hecha de Lego, la bola de cristal con electricidad, la rueda de hámsters gigante fue como un regreso al pasado. Nos recibió en la primera estación (la de comida), nada más y nada menos que la «cuata» del mes.