Cuando Dios jala la cuerda…

Es un juego desigual, donde Dios siempre tiene una gran ventaja. ¿Tú te abandonarías en Dios en un momento así? Creo que es difícil, muy difícil. Sin embargo, a partir de esa decisión, Dios toma el control de toda la vida y los milagros ocurren.