Una aventura que contar…

Nunca olvidaré esta semana, porque me hizo recordar lo más importante: amar y ser amado. La necesidad que todos los hombres tenemos de Dios y de ayudarnos unos a otros. Es una aventura que tienes que contar, que no te puedes callar, porque te cambia la vida.