Clouds: La película basada en una historia real que parece de película

Clouds es un drama adolescente con dosis de humor y de rabia perfectamente reales, pero que puede ser disfrutado por personas de todas las edades. Después de todo, el centro y el corazón de la historia es una lección de vida, la misma que nos dejan los niños con cáncer: Amar, vivir y compartir. La lección de que a pesar de estar viviendo una de las peores injusticias de la vida, hay que aprovechar cada segundo y demostrar su amor en cada momento.

Más allá del cielo

Cuando alguien muere o cuando nosotros acariciamos la muerte, por muy religiosos, fanáticos o ateos que seamos, nos gusta pensar que el cielo existe. Tanto, que no se vuelve solo un pensamiento, se convierte en una certeza. Las personas que fueron luz para los demás en su vida no pueden terminar su existencia así, tan abruptamente, tienen que tener un lugar y el cielo es ese lugar

La pastillita del fin

La cosa iba más o menos así: «Es que… ¿cuál es la necesidad de pasar un momento de la vida de viejo con achaques y sufriendo? Uno debería ponerle un freno al dolor. Es más, debería de haber una pastillita para que cuando uno ya no sea útil, se pueda dormir, como los perritos. Ojalá que cuando a mí me llegue la hora, todo ya funcione así».

“Celebrando” a la muerte

Creo que no es tan malo tener presente a la muerte a lo largo de nuestra vida. Finalmente, la única verdad que podemos asegurar al 100% es que vamos a morir. Esta fiesta tan mexicana, nos recuerda esta realidad y acorta la distancia entre los muertos y los vivos. No quiere decir que me crea lo que dice la tradición. Más bien, me gusta pensar que no estamos tan lejos de los muertos ni de la muerte como pensamos.

Maktub: Cambio de planes

El realizador de la película es el presidente de la Fundación Aladina que ayuda a niños con cáncer en España. Pero Cambio de planes, no es una historia que habla del cáncer, habla de la vida, de la felicidad, del cielo. Es una película que promueve las ganas de vivir que en mi opinión, nadie debe perder.

Donde termina la fantasía y empieza el cielo

Se trata de Ben Breedlove, un joven que tenía miocardiopatía hipertrófica, una condición muy delicada del corazón. Tres veces estuvo a punto de morir y lo describe de modos muy distintos y aún así muy comunes entre la gente que vive este tipo de experiencias.

Adiós Bin Laden

Aún así sigo sin entender qué se gana con festejar la muerte del autor intelectual de esos hechos. Es decir, entiendo la satisfacción y la sensación de que se hizo justicia. Pero la venganza pura nunca puede ser recta, nunca va a tener nada a favor, porque nunca trae nada bueno.

Alcohol: Diversión por un lado / Muerte por otro

Sé que a veces te sientes invencible, sé que crees que no te puede pasar a ti. Pero te invito a reflexionar, por lo que más quieras, en lo grande que es tu vida. No la pierdas por un momento de estupidez. No te arruines la vida con la muerte, tuya o de alguien más por causa tuya.