¿Un político que defiende a su contrincante? ¡No puede ser!

¿Por qué no podemos tener a un presidente que acepte que se equivocó? ¿O por qué no podemos tener a un diputado o senador que reconozca el valor de la propuesta de otra persona o de otro partido? ¿Por qué no podemos aceptar de una vez por todas que ningún partido, ninguna inclinación y ningún sistema político tiene una visión integral? ¿Por qué no podemos tener la sensatez de poner la verdad en el centro y tratar de abordarla entendiendo todos los puntos de vista?

Adiós Bin Laden

Aún así sigo sin entender qué se gana con festejar la muerte del autor intelectual de esos hechos. Es decir, entiendo la satisfacción y la sensación de que se hizo justicia. Pero la venganza pura nunca puede ser recta, nunca va a tener nada a favor, porque nunca trae nada bueno.