Convéncete a ti mismo

Si cada día usamos palabras para hablar con nosotros mismos, para convencernos de lo que creemos, de lo que somos, de los principios que nos guían, las palabras se convertirán en realidad en nuestra propia vida.