3 cosas que no vuelven atrás

Hay 3 cosas que no vuelven atrás: la palabra dada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida.

Recuerdo con mucho cariño a mi director espiritual que solía decir: «Suda dos veces la decisión para que no tengas que llorar dos veces las consecuencias». Esto es cierto en todo momento de la vida. Las decisiones que tomamos nos van conduciendo por caminos que forman nuestro carácter y que nos transforman en la persona que somos. Por eso, hay que tomarlas en serio.