Errores de continuidad

Digamos que la sociedad actual nos empuja a contar nuestra vida de una forma continua. A todos nos gusta escuchar historias que tenga un sentido perfecto, que no estén dividas por nada (tal vez por eso, cada vez más gente prefiere ver los contenidos de la TV sin comerciales).

Volver a escribir, pensar y vivir

Me he cuestionado qué es lo que debemos hacer, ¿malabarear la vida como viene? o ¿hacerla como nosotros queremos? Creo que nunca caerá la moneda en una sola cara, sino que girará constantemente hasta el final de los días. Cualquiera de las dos opciones queda incompleta, medio vacía o medio llena.

No desperdicies la oportunidad

Naciste con la posibilidad de cambiar vidas, no la desperdicies

Esta frase la encontré rondando por internet. Lo sé, me he quejado de estas frases anónimas. Pero esta en especial me llamó la atención, así que hice mi propio diseño (con eso ya mejoró considerablemente, créanme).

Me gustó por dos razones. La primera es que me recordó al último mensaje de Oprah Winfrey en su programa. Mencionó esta misma idea. Todos tenemos la capacidad de cambiar vidas.

El sentido de la vida

frases-005

Este lunes me estaba acordando de un día que llegué al cuarto de un amigo que tenía un sillón. No cualquiera, era una especie de camastro de playa pero mucho más moderno. No servía para sentarse sino para acostarse. El diseño era muy padre. «Es muy bueno para acostarse a pensar», fue lo que me dijo. Claro, ya vivimos tan ocupados, que a veces se nos olvida dejar de hacer todo para pensar e interiorizar en nosotros mismos.

¿Por qué, Miedo?

¿Por qué, Miedo?

¿Por qué eres un verdugo de lo que todavía no ha nacido?

¿Por qué asesinas los anhelos y los sueños sin darles, al menos, el placer del intento?

¿Por qué ahogas todo aquello que desea salir a flote solo por dejarte atrás?

El poder de una idea

Todos los sueños comienzan con una idea vaga pero lo suficientemente fuerte para visualizarla, emocionarte, llenarte de entusiasmo y ponerte en pie. Conforme caminas hacia ellos, la claridad disminuye, el camino se vuelve sinuoso y complicado. Sientes ganas de detenerte y volver a la etapa en que era simplemente una idea, cuando todo era fácil porque simplemente no existía. Lo que debes saber es que la existencia es difícil, la realidad duele porque cualquier esfuerzo cuesta trabajo. No te detengas. Continúa caminando y algún día, esa idea vaga que tanto te llenaba te parecerá poca cosa a comparación de la realidad que tengas en tus manos.