Semana de cine: El Rito

El Rito

El Rito, un filme que no trata sobre un exorcismo, sino sobre la fe.

En estos días en que he ido al cine, fuia ver El Rito. No tuvo nada que ver el mal inglés de López Dóriga con mi decisión. Desde hace bastante tiempo le tenía puesto el ojo a este filme por dos motivos: el primero es que considero que Anthony Hopkins es uno de los mejores actores que actualmente ocupan la pantalla grande, si no es que el mejor. El segundo es que cualquier tema que trate de Dios, demonios, luz y obscuridad, verdad y mentira me atrae. Es algo natural, no sabría explicarlo.

Creo que es buena película dentro del ámbito del cine comercial. Artísticamente no aporta gran cosa, no tiene un guión muy novedoso, ni siquiera efectos especiales sorprendentes. Lo que tiene es una buena forma de abordar el tema más explotado en el cine sobre la Iglesia Católica. No reduce la historia a una lucha entre el bien y el mal, el demonio y Dios, sino que juega con la fe y la duda… Un problema muy común en nuestro tiempo.

La actuación de Anthony Hopkins como siempre es una garantía. Sorprende muy gratamente la actuación de Colin O’Donoghue como un joven sacerdote, ha aparecido en series como The Tudors, pero su carrera apenas comienza. Podemos esperar algo grande de este actor.

Hopkins declaró que él no es escéptico, que él cree en todo. Creo que es una posición muy inteligente de su parte, ya que al no negar la existencia de algo más grande, damos un paso más cerca de ese ser más grande que nosotros mismos. El Rito es una buena película para analizar nuestra propia capacidad de creer.